15 de Diciembre, 2019

Deacon Jeff Homily
Homilía de Está Semana - 15 de Diciembre, 2020

El profeta Isaías nos da una bella imagen del desierto en flor. Piensa en el desierto: seco, desolado y muerto. Luego, con la lluvia, florece el desierto y hay vida donde antes todo era árido. Esta imagen habla del Adviento: que el Señor puede hacer que nuestra vida florezca. Cuando parece que no hay esperanza, el Señor puede traer vida y abundancia.

Hay muchos en nuestro mundo que han perdido la esperanza. Algunas parejas deciden no tener hijos porque no ven esperanza para el mundo. Algunos jóvenes de 10 o 12 años contemplan el suicidio. Mis queridos hermanos y hermanas, debemos llevar nuestra esperanza al mundo. El profeta nos invoca en el nombre del Señor:

Fortalezcan las manos cansadas, afiancen las rodillas vacilantes.
Digan a los de corazón apocado: '¡Ánimo! No teman.
He aquí que su Dios, vengador y justiciero, viene ya para salvarlos'. '".

El domingo de Gaudete nos regocijamos de que Dios es nuestra fortaleza y que compartimos esa alegría en la evangelización: compartir las Buenas Nuevas.

Isaías continúa diciendo que se abrirán los ojos de los ciegos, se despejarán los oídos de los sordos; el cojo saltará como un ciervo y la lengua del mudo cantará. El Señor quiere que seamos felices y completos, pero el pecado arruinó el plan de Dios. Por eso Dios envió a Jesús, para restaurarnos a la totalidad. Donde el profeta habla la palabra de Dios, Jesús es la Palabra de Dios. Donde el profeta habla a la Misericordia de Dios, Jesús encarna la Misericordia de Dios. Donde el pecado nos aleja de Dios y de los demás, Jesús nos reconcilia con Dios y los unos con los otros.

El Adviento es un momento en el que consideramos cómo Dios quiere que florezcan las áreas secas de nuestra vida, cómo Jesús quiere restaurarnos a la plenitud de la Vida. ¿Cómo puede Jesús restaurar nuestra vista? En la historia del hijo pródigo, el joven se aleja del amor de su padre y se da cuenta de que incluso los sirvientes en la casa de su padre están mejor que él. El joven llega a ver que pertenece a su padre y cuando regresa a su hogar, su Padre restaura aún más su enfoque en nunca perder el vínculo familiar con su Padre. Que el Señor nos conceda la revelación y la percepción de que somos hijas e hijos de Dios.

¿Cómo puede Jesús curar nuestra cojera? Tenemos oportunidades como la misión parroquial, como el servicio de penitencia, como la celebración de Nuestra Señora de Guadalupe, para fortalecer nuestra vida espiritual y nuestro testimonio cristiano. Que el Señor nos fortalezca para caminar en sus caminos y nos guíe por sus caminos.

Puede que no tengamos lepra, pero ¿cómo puede el Señor limpiarnos de impurezas? ¿Cómo hay egoísmo en mi vida que me hace colocarme ante los demás? El egoísmo es como la lepra cuando causa decadencia en nuestra vida moral y espiritual.

¿Cómo puede Jesús romper nuestra sordera? Venimos a escuchar las lecturas en la misa, pero ¿les permitimos tocar nuestras mentes y corazones y transformarnos? En la oración de Ephatha en los bautismos, oramos: “Que el Señor toque pronto nuestros oídos para escuchar su Palabra, y toque nuestras bocas para proclamar su alabanza.

¿Cómo puede el Señor resucitarnos a una nueva vida? ¿Nuestro matrimonio y otras relaciones se han vuelto morbosas? ¿Cómo murió y se enfrió nuestro amor? El amor es más que un sentimiento: es una elección y el Señor nos invita a invertir más en las personas que amamos.

¿Cómo puede nuestra vida ser una buena noticia para los pobres? A veces, viviendo simplemente, permitimos que otros simplemente vivan. Que la Navidad no sea una época de materialismo y de perseguir cosas, sino de descubrir cómo podemos ofrecernos como un regalo a los demás? Jesús nació en un establo que al hacerse pobre podríamos volvernos ricos, ¿cómo podemos enriquecer la vida de los demás?

Nuestro Evangelio termina con Jesús alabando a Juan el Bautista como profeta. ¿Cómo podemos abrirnos a los profetas en nuestra vida? Sabemos cómo el rey David pecó con Betsabé y agravó su pecado al enviar a su esposo, Urías, al frente de la batalla para que lo mataran. Dios envió al profeta Natán para confrontar el pecado de David.

Natán vino a David y le contó una historia al rey. Había un hombre muy rico que tenía un rebaño de ovejas tan grande, estaba más allá de contar. Junto al hombre rico vive un hombre muy pobre que solo tenía una oveja, pero esta oveja era más preciosa para el hombre pobre que las miles de ovejas del hombre rico. El hombre rico, aunque tenía más ovejas de las que podía contar, robó las ovejas del hombre pobre y acabó con el hombre mismo. David se enfureció, "¡Trae a ese hombre delante de mí porque merece morir!"

Nathan dijo: "¡Eres ese hombre! Aunque vives en abundancia, robaste lo que era más precioso para Urías, Betsabé, y luego lo eliminaste ". David fue picado con contrición y en ese espíritu escribió el Salmo 50:" Ten piedad de mí, oh Dios, en tu bondad, en tu la compasión borra mi ofensa ”. Mis queridos hermanos y hermanas, puede que no nos guste la palabra profética que otros nos hablan, pero a veces es el Espíritu Santo que nos llama a la renovación.

 

Categories: 

Latest Homilies

November 22, 2020

Works of Mercy
November 24, 2020

“Today we praise Our Lord Jesus Christ, King of the Universe; who made us His own in Baptism. As we do so we are...Read more

November 22, 2020

Our God and King
November 23, 2020

Ezekiel 34:11-12, 15-17

1 Corinthians 15:20-26, 28

Matthew 25:31-46

I ran across an unfamiliar word as I was preparing...Read more

November 8, 2020

Are you prepared?
November 10, 2020

Good morning. “It is tempting to avoid thinking about the mystery of death and dying; as this may call to mind losses we have...Read more

  •  
  • 1 of 14