Febrero 16, 2020

Deacon Jeff Homily
Jesús es el Moises Nuevo

Nuestro evangelio de hoy es del discurso evangélico de Mateo, el corazón del evangelio. Para Mateo, Jesús es el nuevo Moisés, el nuevo legislador. Esto significa que cuando Jesús dá el Sermón del Monte, hay un paralelo con Moisés que baja los Diez Mandamientos desde el monte. Sinaí

En el Sinaí, Dios hizo un pacto con los israelitas: "Seré tu Dios y tú serás mi pueblo". En el discurso evangélico, Jesús está definiendo quiénes son el pueblo de Dios en el nuevo alianza. Con las Bienaventuranzas, Jesús dice: Bienaventurados y felices los humildes, los que lloran, los humildes. ¿Cómo pueden ser bendecidos los pobres, o los que lloran, o los que desprecian al mundo? Cuando somos abatidos, dependemos totalmente de Dios. Hay una famosa pintura del hijo pródigo de Rembrant. El hijo es delgado porque a donde huyó, los cerdos estaban comiendo mejor que él. Su ropa está hecha jirones, pero el padre está muy bendecido porque es simbólico que el padre es rico en misericordia. Esta es una imagen de las Bienaventuranzas porque solo en el abrazo del Padre somos verdaderamente ricos, estamos realmente en casa. En el Evangelio de la semana pasada, Jesús dice: "Tú eres la sal de la tierra, eres la luz del mundo". Los seguidores de Jesús son todos misioneros, todos son testigos; Esto apunta a nuestra declaración de misión parroquial: "Vayan y hagan discípulos".

En nuestro Evangelio de hoy, Jesús como el Nuevo Moisés nos reta no solo a ser fieles a los Diez Mandamientos, sino a superarlos. Los Diez Mandamientos fueron dados por Dios para que Israel demostrara por su comportamiento que ellos son el pueblo fiel de Dios; Podemos resumir los mandamientos con la frase: "No hagan daño". La nueva ley dada por Jesús es amarse unos a otros como Jesus nos ha amado.

Jesús revela su poder como legislador cuando dice: "Has escuchado estos mandamientos, pero yo te digo". En el primer mandamiento del Evangelio de hoy, Jesús dice: "Has oído decir: 'No matarás, "Pero te digo que no te enfades con tu hermano o insultes a tu hermana". Esto me recuerda cuando le preguntaron a la esposa de Billy Graham, Ruth, si alguna vez pensó en divorciarse del famoso evangelista. Ruth dijo: "Divorcio, no, asesinato, sí". Jesús dice que no es suficiente limitar la violencia física, sino transformarse para tratar a los demás con amor, paciencia y amabilidad. Hna. Sandra Makowski ha escrito un libro, El Lado de la Bondad. Ella da muchos ejemplos de cómo es fácil caer del lado de la competencia, la crueldad y el desprecio, pero somos llamados como cristianos a bajar al lado de la amabilidad. Alison Blanchet, una colaboradora de la Miscelánea Católica, dijo que se quejó con enojo ante un proveedor de servicios de que el parabrisas que acababan de reemplazar había una fuga. El gerente de servicio le mostró pacientemente que la fuga no era del parabrisas sino del tragaluz. Alison dijo que el hombre fue testigo de ella porque podría haberle devuelto su ira con desprecio porque ella estaba equivocada. En cambio, el hombre le mostró paciencia y amabilidad cuando no tenía que hacerlo.  En nuestra nación hoy, nos hemos vuelto muy divididos, polarizados y rígidos en nuestras posiciones. El Evangelio nos llama a ser una nación más amable y gentil.

Jesús dice: "Has oído decir: 'no cometas adulterio', pero yo te digo: 'No mires con lujuria a otro porque esto está cometiendo adulterio en tu corazón'". Esto es difícil porque estamos hechos a notar personas atractivas porque así es como se propaga nuestra especie. Esto nos recuerda que necesitamos autocontrol y castidad como Frutos del Espíritu Santo. No podemos controlar nuestras atracciones, pero el punto es que no necesitamos abordar todos los barcos que cruzan nuestra imaginación. La disciplina tradicional se llama "Custodia de los ojos". En lugar de deleitar nuestros ojos con una persona muy atractiva, evitamos nuestros ojos para evitar una ocasión de pecado. Podemos usar la oración de David en el Salmo 50: “Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme”. Una pregunta interesante es: “¿Puede una persona ser lujuriosa dentro del matrimonio? San Juan Pablo II dijo "sí". Juan Pablo dijo que lo opuesto al amor no siempre es el odio, sino también usar a otro para nuestros propósitos. Si usamos a nuestro cónyuge únicamente para nuestra propia gratificación, entonces somos lujuriosos.

Jesús dice: "Has oído decir que no rompas un juramento, pero yo te digo que no hagas un juramento". Por supuesto, Jesús no dice que evitemos el juramento de decir la verdad en un tribunal de justicia. Jesús dice que no invoques el nombre del Señor al hacer un juramento personal porque debemos ser personas sinceras sin juramento. Jesús nos llama a ser personas íntegras, que nuestra cara pública es la misma que nuestra persona privada. Jesús nos llama a amar la verdad, una mercancía rara en nuestro mundo de hoy. Parece que no hay una verdad objetiva en nuestra sociedad: todo gira en torno a los acontecimientos que se desarrollan en nuestra cultura. Seamos defensores de todo lo que es bueno, verdadero, bello y justo en el mundo.

El Evangelio nos invita no solo a cumplir con lo que es bueno, sino a ser buenos, a ser transformados. En la historia, La Bella y la Bestia, un príncipe rico es visitado por una anciana que busca alojamiento. El príncipe rechaza a la vieja bruja incluso cuando ella le advierte que no se deje engañar por la apariencia externa. Luego se revela como una bella hechicera y lo condena a convertirse en una horrible bestia. Ahora su apariencia coincide con la fealdad y crueldad de su alma. El príncipe permanecerá maldito hasta que aprenda a amar y ser amado. La Bestia tiene una oportunidad de redención con la bella Belle, que viene a rescatar a su padre que deambulaba por la finca maldita del príncipe. A través de su encuentro, Belle le enseña a la Bestia a pensar en alguien que no sea él. El príncipe finalmente arriesga su vida para salvar a otro: ha aprendido a amar con sacrificio. Mis queridos hermanos y hermanas, seamos transformados en nuestro encuentro con el Señor, para aprender a vivir para los demás, para llegar a amar como Cristo nos ha amado.

Categories: 

Latest Homilies

June 28, 2020

Be Dead to Sin
June 29, 2020

Be Dead To Sin

Change is very, very difficult. As I get older, I find that I am becoming much more set...Read more

June 28, 2020

Living Out Our Mission
June 29, 2020

Living Out Our Mission

The Gospel of Matthew includes five discourses. Last Sunday and today we hear from chapter ten, which...Read more

March 15, 2020

A Lenten Encounter with Christ
March 16, 2020

From our childhood, we love a good story. The great works of literature are great because they tell such great stories. Fairy tales teach...Read more

  •  
  • 1 of 10